Plagas de Gatos en Madrid

Plagas de Gatos en Madrid

Plagas de Gatos en MadridLos gatos, en estado salvaje, son animales sociales. Se establecen en colonias jerarquizadas, estableciendo distintos niveles dentro de la colonia. Son animales cazadores y marcan su territorio a través de la orina.

Los gatos residen en lugares donde encuentran la comida y el agua necesaria, siendo básica para el desarrollo de su colonia, es por ello, que lo más importante es, en la medida de lo posible, mantener alejados los víveres de su alcance (evitando darles de comer), para hacer que vayan a otro lugar y no se decanten por nuestras instalaciones o vivienda. En muchas regiones, alimentar a los gatos callejeros conlleva una pena de multa.

También, los gatos pueden aprovechar las zonas de cubos de basura que se encuentren abiertos para seguir alimentándose.

¿Cómo evitar una plaga de gatos?

Las siguientes indicaciones te ayudarán a prevenir la presencia de los gatos:

  • No darles comida ni bebida, para que nuestra zona no le parezca interesante y finalmente se marchen.

  • Mantener los cubos de basura limpios y correctamente cerrados, así evitaremos que se alimenten en ellos.

  • No dejar a su alcance bolsas de basura con restos de alimentos, porque aunque se encuentren debidamente cerrada, el material débil d la bolsa, hará que sea muy sencillo para el gato rasgarla y alimentarse.

  • En viviendas con zonas de patio, o fincas, evitaremos tener lugares cómodos para los gatos como sofás, sillas, o sitios resguardados donde se puedan introducir. Ello fomentará a que las gatas que se encuentren preñadas, paran a sus cachorros en estos lugares. Para ello, obstaculizaremos todas las zonas conflictivas que encontremos.

Si con todas estas recomendaciones, no has conseguido que los gatos abandonen tus instalaciones; ponte en contacto con nosotros, y un equipo de expertos se encargará de asesorarte y resolver todas tus dudas, desde Control de Plagas realizaremos un presupuesto personalizado en base a tus necesidades sin que comprometa, ni la salud de los animales, y tampoco, por supuesto, su integridad.